Tienes que ser una guerrera para seguir adelante

Este escrito va dedicado a todas las chicas y también chicos que han pasado y están pasando por lo peor en su vida y no encuentran la manera de seguir adelante.

Te puedes derrumbar, pero te tienes que levantar otra vez. Escribe en una libreta todas esas metas que quieres conseguir en un futuro y que tanto anhelas y ve a por ellas sin mirar atrás. Salta al vacío y que venga todo aquello que tenga que venir.

Tienes que ser una guerrera y saber que aunque tengas muchas cicatrices en el alma y en la piel, aunque la mayoría de veces lo quieres enviar todo a la mierda y desistir, no lo hagas. Tienes que demostrarte a ti misma de que estás hecha y que nada ni nadie te va a quitar esas ganas de luchar por lo que quieres y que nada ni nadie te va a parar. Ni un huracán, ni un tsunami, ni una tormenta.

Tienes que ser una guerrera aunque encuentres muchas piedras en el camino. Esas piedras tienen que servir para construir tu puente que te lleve hacia donde tú quieras llegar y si otros quieren unirse, que lo hagan, pero solo aquellos que te aporten cosas positivas en la vida y mucha felicidad. No aceptes un no como respuesta. Si te dicen que no, no insistas, sigue tu camino, ya que allí no perteneces y significa que te espera algo mucho mejor al otro lado.

Cambia todo aquello que tengas que cambiar en tu vida aunque sepas que te va a doler en el alma. Deja cosas atrás, deja el pasado atrás y vive el presente y sueña en un futuro mejor para ti. Se esa guerrera que poco a poco va construyendo su imperio aunque cueste mucho y no veas resultados de inmediato.

Se esa guerrera que inspira a otros a seguir adelante. Se esa guerrera que es única y tiene claros sus objetivos. Se esa guerrera que no tiene miedo de saltar al vacío, ya que no le temes a nada. Ya lo perdiste todo y ahora no tienes nada que perder.

Se esa guerrera que recuerda cada día por todo lo que ha pasado y sufrido y que sabe que no quiere volver atrás. Se esa guerrera que no le tiene miedo a nada y que disfruta cada minuto de su vida. Se esa guerrera que disfruta caminar bajo la lluvia aunque se moje, ya que no le importa luchar en días de tormenta.

Se esa guerrera que escucha a su niña interior y no sigue instrucciones de nadie. Esa guerrera libre que es como una mariposa que vuela hacia destinos desconocidos aprendiendo de la vida. Cogiendo todo lo bueno de cada situación y dejando ir todo lo malo.

Esa guerrera que sabe volar. Esa guerrera que sabe que nadie la va a parar. Esa guerrera que lucha por sus sueños aunque el viento vaya a contracorriente. Esa guerrera que no le teme al futuro, ya que no tiene nada que perder y viene con ganas de ganarlo todo.

Esa guerrera que saca las fuerzas para seguir adelante aunque le cueste mil veces más. Pero esa guerrera sabe que todo eso vale la pena y es su manera de vivir. Improvisando, siguiendo sus impulsos y aprende de sus propios errores.

Esa guerrera indomable que busca esa felicidad en todo momento y si no aparece la va a crear, aunque le cueste mil y una cicatrices, mil y un tatuajes para recordar quien es y por lo que pasó y por lo que no volverá a pasar.

Esa guerrera que tiene una constancia imparable por conseguir sus sueños y sabe que nada ni nadie la va a detener. Una guerrera fuerte que ha ganado mil batallas, ya que Dios le da las peores batallas a sus mejores guerreros y ella lo sabe muy bien.

Ella ha pasado por mucho y casi nadie lo sabe. Ella es una guerrera de pies a cabeza contenta por lo que ha conseguido y por lo que conseguirá. Una guerrera que no la verás nunca quieta, que no se detiene fácilmente, solo para contemplar el paisaje y recordar. Una guerrera que en su vocabulario no existe la palabra rendirse, pero si la de perseverancia. Una guerrera que sigue luchando durante el día y durante la oscuridad mientras otros duermen.

Una guerrera que no le importa seguir sus sueños sola, ya que ella tiene muy claro lo que quiere aunque muchos no la entiendan, ya que tendrían que ponerse en sus zapatos para ver todo lo que ha pasado y que no quiere volver a vivir.

Una guerrera que no demuestra sus sentimientos. El día que veas llorar a esa guerrera es porque ha explotado y tiene que dejar ir todo lo que ha aguantado para darse cuenta de todo lo que ha sufrido y lo que le ha costado volver a remontar ella sola. Una guerrera que tiene pocos amigos, pero leales.

Una guerrera que sueña en grande y que tiene ambiciones grandes, ya que no le teme a nada. Una guerrera en todos los sentidos que se cae y se levanta mil veces más. Una guerrera llena de cicatrices en el corazón y en la piel orgullosa de ser quien es sin importar el que dirá la gente, ya que es libre como una mariposa.

Escrito por guerreralider.com

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *