DEJÉ DE INSISTIR. DEJÉ ESE MUNDO TAN CRUEL

Sé en carne propia lo que es insistir y decirle a alguien a quien quería que no se fuese de mi vida. Sé lo que es despertarte con pijama a media noche y decirle que no se vaya. Sé lo que es en carne propia que un ser querido te haga daño. Sé lo que es tener esa tristeza de no saber cuando va a volver. Sé lo que se siente cuando te pasas días y noches enteros llorando.

Sé lo que es insistir en que no te quieres ir de un sitio el cual estás bien y que te cojan todas las cosas y te lleven a lugares desconocidos con personas desconocidas. Sé en carne propia lo que es insistir y que no te hagan caso. Sé lo que es pasar días enteros llorando. Sé lo que es que te encierren en una habitación donde apenas no hay nada y todo es oscuro. Sé lo que es insistir en que te abran la puerta y quedarte dormida con lágrimas en los ojos.

He visto la parte más cruel de este mundo y no quiero volver a ella. Sé lo que es insistir y que se vayan conmigo y sin mí a 200 por hora de ese lugar. Sé lo que es insistir y pensar y preguntarme una y otra vez porque todo lo malo me pasa a mí. Dejé de insistir y acepté la realidad. Aprendí a no insistir. Quien te quiere en su vida no se aleja, sino que se queda para siempre. Entendí por qué tenía tantas pesadillas y aprendí a madurar antes de tiempo.

Dejé de insistir. Dejé de luchar contra todas aquellas cosas que no podía y no puedo controlar. Deje de insistir. Sé lo que es insistir e intentar que alguien no se vaya de tu vida. Alguien quien pensaba que me quería. Sé lo que es estar en el propio infierno. Sé lo que es elegir en cada momento el color negroSé lo que es insistir y que te abandonen igualmente por mucho que te digan que te quieren. Sé lo que es seguir a esa persona con la bicicleta, caerte y abrirte la frente y cada vez que veo esa cicatriz me acuerdo de todos esos momentos en los que insistí y fue en vano. Quien te quiere no se aleja de tu vida, sino que se queda en ella.

Sé lo que es darle mil vueltas a la cabeza intentando obtener respuestas. Preguntándome por qué todo lo malo me pasa a mí. Sé lo que es insistir en intentar parar muchas cosas. Dejé de insistir ya no quiero volver a ese mundo tan cruel. Ya no quiero quedarme dormida con lágrimas en los ojos.

Escrito por guerreralider.com

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.