APRENDÍ A CONVERTIR EL DOLOR EN PODER

Escrito creado escuchando la siguiente música: 

Después de muchas tormentas, huracanes, tsunamis y terremotos aprendí a convertir el dolor en poder. Aprendí que no puedo controlar lo que pasa a mi alrededor. Aprendí a controlar mis emociones y sentimientos. Poco a poco aprendí a convertirme en una guerrera. Una chica que sabe que el único límite es su mente. Aprendí a convertir el dolor en poder. Aprendí a sacar de mi vida todo aquello que no me aporta felicidad. Aprendí a soñar y ver más allá de la realidad. Aprendí a ser autodidacta. Aprendí a salir de ese infierno creando mi propio mundo. Aprendí que no todo lo malo dura para siempre, tampoco lo bueno. Aprendí a convertir el dolor en poder.

Aprendí a mirar más por mí. Aprendí a ser una chica independiente. Aprendí a ser autosuficiente. Aprendí a celebrar cada pequeño logro de mi vida. Aprendí a apreciar las cosas más simples de la vida. Aprendí a convertir el dolor en poder. Aprendí que las peores batallas se las dan a sus mejores guerreros. Aprendí a amar mis cicatrices que son el mapa de mi vida, el camino recorrido y que soy más fuerte de lo que creo. Aprendí a ser firme en mis decisiones. Aprendí a amar con el corazón. Aprendí a ser fría. Me puse una coraza en el corazón y una armadura en la piel.

Aprendí a convertir el dolor en poder. Aprendí a volar otra vez, como antes. Aprendí que las promesas nunca se cumplen. Aprendí a levantarme cada vez que caía. Aprendí a luchar aunque estuviera hecha mil pedazos. Aprendí a superar el miedo. Aprendí a confiar más en mí. Aprendí a sobrevivir en el infiernoAprendí a no creer en las palabras sino en las acciones. Aprendí a volar en medio de la tormenta. Aprendí a sacar fuerzas de donde no las había. Aprendí a ser imparable. Aprendí a no callarme cuando tenía que hablar. Aprendí que no hay tristeza más grande que sentirte solo entre la multitud.

Aprendí a ser feliz en el infierno. Aprendí a ver lo bueno de cada situación. Aprendí a volar. Aprendí a creer. Aprendí a convertirme en una guerrera. Aprendí que no se recuerdan los días, se recuerdan los momentos. Aprendí a convertir el dolor en poder.

Escrito por guerreralider.com

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.